Saltar al contenido →

Luis Markoff Posts

De Campo de Criptana a Hollywood.


0f0a1ecef62e30d23b7c868944dcb2c0 copia
Maria Antonia Alejandra Vicenta Isidora Elpidia Abad Fernández – Sara Montiel

Me parece increíble pensar en el hecho de que una muchacha de Campo de Criptana (Ciudad Real) en plena Guerra Civil acabase triunfando en Hollywood, casada con Anthony Mann y llegara a codearse con estrellas tales como James Dean, Alfred Hitchcock, Gary Cooper, Burt Lancaster, Anthony Quinn, Kirk Douglas, Marilyn Monroe, Frida Khalo; le cocinó huevos fritos a Marlon Brando… o incluso la mismísima Greta Garbo jugaba con frecuencia al tenis con su marido ¡¡¡en su propia casa!!!.

320bb9b196e82dc366760835b0246acb
Sara Montiel junto a James Dean.
1a025b1145f373aceb8626f21365b016
Hitchcock y Sara Montiel.

Increíble es que a los 13 años, impresionada con Imperio Argentina, tomase la decisión de marcharse de casa para ser artista. Ganó un concurso de jóvenes talentos con cuyo premio se mudó a Madrid y estudió declamación. Sí, declamación. Ya sabes… saber interpretar verbalmente un texto. Declamar ¿no?.

Con un estilo bastante naïve, que en aquel momento se le denominaba “topolino”, hizo sus primeros pinitos. Pero su representante quiso hacer de ella algo más y le hizo un cambio tan radical y femenino para la época que se le llegó a tachar de “chica alegre”. Este mundo retrógrado y sin esperanza que ofrecía España en aquel momento le supo tan a poco que se trasladó a México, como no, siempre con su madre. Se forjó una carrera cinematográfica en las Américas e hizo sus pinitios como corista para Los Panchos en el Bronx. Yendo y viniendo, acabó mudándose a Los Ángeles (con su madre también) donde se casó con Anthony Mann. No sabía inglés por aquel entonces, por lo que se aprendía los guiones fonéticamente. Yo no quiero pensar cómo lo pasaría su madre pidiendo el pan… Pero como las grandes estrellas pronto se cansaría de todo y es entonces cuando volvería a Madrid para rodar “el último cuplé”, ¡¡mi película favorita de Sara!!. Gracias a ésta y a su banda sonora, hizo una gran fortuna ya que nadie apostaba por este film de bajo presupuesto, con un vestuario mayoritariamente hecho de papel. Papel. No creo que fuese un gran placer fumar sabiendo que puedes salir ardiendo como un Sinsajo… sensual y accidentado directa a urgencias.

A partir de este momento vive a caballo entre España y Estados Unidos, pero definitivamente se quedará en España cosechando éxitos de superstar. ¿qué hubiera sido de nosotros sin ése… “pero qué pasa, qué invento es este”? sin esos cara a cara con Marujita Díaz, o aquel intento de vender su casa de Núñez de Balboa en Idealista “hola, soy Sara Montiel y has venido a mi casa de Madrid que está aquí, bueno, pasa y te la voy a presentar”. Increíble, grande. Siempre Sara. Sarita. Saritíssima.

Felicidades Sara.


Un comentario